¿Qué son?

Las barbacoas de gas son un invento que cambiara la forma de disfrutar de un buen asado para muchos de nosotros. La facilidad, sencillez y rapidez que ofrecen estos tipos de barbacoas son asombrosas, ya que han perfeccionado muchísimo con respeto a las generaciones anteriores, incorporando un montón de mejoras para un rendimiento óptimo. Precisamente por esto, veras como se te quita la pereza de ponerte a cocinar un buen churrasco, porque, de repente te apetece. Pincha aquí para ver las 3 mas valoradas.
Las barbacoas de gas tienen diferentes tipos de superficie para cocinar: parrillas o planchas. La parrilla está compuesta de varillas o barrotes y la plancha es una superficie lisa continua. Por norma general las varillas son en forma de "V", para evitar que el goteo de la grasa caiga sobre los quemadores, asimismo no generar humo, redirigiendo la mayor parte de la grasa en un cajón dedicado.
Para completar y mejorar, aun mas, la experiencia de uso existe todo tipo de accesorios, como las piedras volcánicas, que tienen la función de absorber la grasa y distribuir el calor por toda la superficie de la parrilla (muchos fabricantes incluyen una pequeña cantidad, para poder empezar), y te ayudaran a convertir tus platos en auténticas maravillas. Podrás cocinar desde un asado clásico hasta recetas más elaboradas, gracias a la tapa, que la convierte en horno, donde las aromas se impregnan en el alimento

¿Cómo funciona?

   Para el funcionamiento adecuado de las barbacoas de gas, necesitaremos unos cuantos arreglos antes de ponernos a cocinar. Después de esto es coser y cantar.
En primer lugar se tienen que conectar a una bombona de gas a través de manguera y un regulador, que muchos fabricantes lo incluyen. Si no viene incluidos, podrás comprarlo en cualquier ferretería, y el precio no es nada elevado. Después de esto, el montaje es básicamente sencillo, pero si no tienes conocimientos, te recomiendo recurrir a un especialista.
Cuando ya lo tienes todo montado, pulsas un botón, como si fuera una estufa de gas, regulas el nivel de calor con un movimiento de muñeca y a cocinar. Dependiendo de cuantos quemadores tiene, puedes encenderlo todos o por zonas.

Materiales

   El material con el que está construida la barbacoa también es importante, porque además de ser lo que determina la durabilidad, también afectara la distribución de calor y, por lo tanto, la calidad de la comida. Lo ideal son las de acero inoxidable, que aguantan mejor, y más tiempo las altas temperaturas, pero claro, si no queremos que suba mucho el presupuesto, existen las esmaltadas o recubiertas de porcelana, que, a la hora de cocinar, no se diferencia en nada, con respeto, al acero inoxidable. La cocción será igual de sencilla y rápida. Con estas últimas, únicamente hay que tener cuidado a la hora de limpiar. Si aparece un rasguño a la hora de frotar se pueden oxidar fácilmente, y esto se traduce en menos vida para nuestra barbacoa

Consejos y recomendaciones

  Cerrar la válvula de gas y desconectar la barbacoa, siempre que se manipula para limpiar, o no está en uso. Es un aparato que funciona con gas, y es mejor prevenir, que currar.
-Antes de empezar a cocinar, asegúrate que la bombona no está vacía, o ten una de reserva, para no quedarte sin combustible a la mitad de la cocción. 

Limpieza

 

 

 

Para el buen funcionamiento es necesario la limpieza después de cada uso. lo bueno de estos aparatos es que son muy fácil de mantener y limpiar. Cuando has terminado tu asado, y esta aun templadita, cepilla la rejilla de la parrilla para eliminar todos los restos de alimentos, pulveriza con un producto limpiador y déjalo actuar medio minuto. Remata con un estropajo, aclara bien y deja secar. Previamente a este paso rocía la caja de cocción y déjalo mientras limpias la parrilla. Raspa la grasa con una paleta de plástico y acaba con una esponja. Utiliza los mismos pasos para la bandeja de goteo. Evita mojar los quemadores. Dejar secar completamente antes de usar nuevamente

¿Quieres saber mas?